Japon es un pais que todos amamos, nos brinda anime, nos brinda jardines japoneses, nos brinda hermosos animales y muchas cosas mas. Pero tiene ciertas cosas que son muy extrañas, algunas hasta pueden ser molestas. Pero es parte de la cultura japonesa ser originales y es parte de su encanto. Vamos 24 cosas muy extrañas de Japon:

Los enchufes son planos y el voltaje es 125. Ni se le ocurra enchufar en Europa nada comprado en Japón sin comprobar antes el voltaje de su juguete.
Las cuentas con los dedos las hacen al revés. Para contar uno, esconden un dedo en vez de extenderlo.
La confitería, bollería y pastelería es más cara cuánto menos pese (cuanto más aire lleve dentro). Lo mismo ocurre con otros productos como las hamburguesas, que parecen hechas de espuma de afeitar
La escritura tradicional es de derecha a izquierda y en vertical. La mayoría de las publicaciones usan este sistema, por lo que la portada está a la derecha y son incomodísimos para un occidental. Además, los verbos siempre van al final de las frases, por lo que no sabemos de qué va la frase hasta que no acaba. En fin, un lío no apto para cerebros occidentales.
La mayoría de las puertas se abren al revés. El propósito es facilitar la huída en caso de terremoto.

Es normal encontrar gente en cuclillas en la calle mientras esperan el autobús, el metro, o a un amigo. A veces encuentras a varias personas charlando en esa posición. Resulta realmente… étnico.
Para los japoneses hacer ruido al comer no está mal visto, de hecho hacen un ruido increíble, y puede ser considerado señal de educación ya que indica que estás disfrutando la comida.
En vez de usar sillas y mesas altas, usan mesas bajas y de vez en cuando sillas sin patas (respaldos, en realidad). A menudo, se sientan en el suelo pero meten los pies en un agujero dispuesto para ese efecto. Es como excavar una silla, que evidentemente no te puedes llevar a otra habitación.
No les dan escalofríos. Lo cual no me molesta, pero te hace quedar como un tío rarísimo si te da uno enfrente de alguien. A ver cómo se lo explicas.
Se les secan fácilmente los ojos por lo que necesitan colirios a diario, pero sus retinas resisten la luz intensa mucho mejor que las nuestras. Es difícil encontrar japoneses con gafas de sol pero fácil encontrarlos echándose gotas en los ojos.
Los japoneses son hipersensibles al alcohol , lo que te hace quedar como un alcohólico cuando te pides otra cerveza en un restaurante. Aunque los días de fiesta les gusta etilizarse y se ponen muy magicos.
Multitud de supersticiones guían las decisiones de mucha gente y de muchos empresarios en Japón. El calendario está plagado de días malos y buenos. Lo mismo ocurre con los números, o con cosas de la vida diaria. Por ejemplo, la cama no puede estar orientada al norte o uno no se puede cortar las uñas de noche.
La mayoría de los japoneses odia el perfume
Los móviles también son diferentes. Las frecuencias que usan son únicas en el mundo, y el sistema también ya que el número se alberga en el teléfono y no llevan tarjeta SIM. Además, un 99% son de los de abrir la tapa para marcar, y casi todo el mundo lleva el móvil repleto de colgajos inútiles a modo de decoración.
Inexplicablemente, cuando aplauden hacen coincidir ambas palmas a la perfección en vez de en ángulo recto, como en la foto. Además no flexionan los codos, sino los hombros. Esto parece que no tiene importancia pero obliga a mantener una postura corporal realmente extraña e incómoda. Inténtelo mientras se mira a un espejo y ríase a gusto
Llevan las bolsas en la parte interior del codo. No les gusta agarrar las asas con la mano, sino que meten el brazo en ellas y la cuelgan a la altura del codo, impidiendo la circulación sanguínea y dándoles una estampa un tanto.. peculiar.
En la peluquería te afeitan absolutamente toda la caraexcepto el blanco de los ojos, las encías, y los tímpanos. Además te dan un masaje consistente en una ráfaga de puñetazos en los hombros que te dejan nuevo.
La forma que tienen de marcar casillas en los formularios es realmente extraña. Una cruz significa que esa casilla «no», y un círculo inscrito en la casilla significa que esa casilla «sí». Si rellenamos un formulario japonés con nuestro sentido común, estaremos marcando lo contrario a lo que deseamos.
Los japoneses siempre usan papel u otros revestimientos para decorar las paredes de sus casas. La pintura es inaceptable para ellos.
El baño: El retrete está computerizado. Se abre automáticamente cuando te acercas (cuando paseas por la sección de retretes en el supermercado te hacen la ola), el asiento está calentito, te pone música mientras cagas, te limpia el culo y te lo seca, y además tiene mando a distancia. El retrete está en una habitación y el resto en otra. Primero se duchan fuera de la bañera (el suelo tiene un desagüe), y luego se bañan. Usan la misma agua todos los miembros de la familia, uno detrás de otro. Y cuando entramos a una casa tenemos que cambiar los zapatos por zapatillas. Al entrar al baño, tenemos que cambiar de zapatillas de nuevo.
Odian ponerse morenos por lo que encuanto más sol hace, más se cubren. Los discretos usan manga larga pero muchas japonesas llevan guantes largos (a lo Catherine Hepburn) y extraños gorros y coverturas faciales (a lo Michael Jackson en sus peores días).
En la mayoría de autobuses y tranvías urbanos se paga a la salida.
Los taxis abren y abaten la puertaautomáticamente. La primera vez parece magia, pero enseguida te das cuenta de que es tecnología.
Para los japoneses el tipo sanguíneo de una persona determina su caracter. Algunas empresas preseleccionan a la gente basándose en su tipo sanguíneo

Fuentes: loquemerevientadejapon